En su vigésimo aniversario, reflexionamos sobre el origen y el éxito continuo de uno de los imperdibles de San Miguel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace veinte años, San Miguel de Allende era una ciudad muy diferente, con la misma alma y espíritu, pero no tan comercialmente desarrollada y llena de nuevas tiendas en cada esquina como lo es hoy. E incluso entonces, su magia fue suficiente para atraer a un equipo joven y creativo de la ciudad de México, Paco Cárdenas y Norma Guerrero, quienes abrieron este espacio alegre y delicioso que ha traído felicidad, pasión y sabor a San Miguel desde abril de 1998.

 

Cuando entre en la pastelería y la cafetería, lo primero que notará, después de que los aromas de los pasteles y tartas artesanales le deleiten, es la enorme ventana de cristal donde se puede ver al equipo de Petit Four trabajando con dedicación y detalle: croissants crujientes, pain au chocolat, danesas y trufas. Este ventanal fue el primer espacio de cocina abierta en San Miguel, incluso antes de que fuera una "tendencia" o una necesidad. Es solo un pequeño ejemplo de su visión y compromiso palpables, y que Paco Cárdenas expresa: “Nuestro éxito es la consistencia. Tenemos clientes que nos visitaron hace cinco o incluso diez años, y todavía entran y se sorprenden de que pueden pedir una rebanada de pastel y un café, y nuestra calidad y sabores son los mismos. Reconocemos el valor del trabajo duro y constante, y nos comprometemos con nuestros productos, desde nuestros ingredientes frescos hasta el proceso artesanal involucrado, ya sea una rebanada de pan de centeno para un sándwich o una sofisticada trufa de chocolate y Mezcal ”.

 

Tener un negocio abierto durante más de 20 años no es una tarea fácil, especialmente en un entorno competitivo y en evolución como el de San Miguel, pero Petit Four lo ha navegado con gracia y trabajo persistente, y una clientela fiel que sabe que puede confiar en Paco y su equipo tanto para sus grandes eventos y ocasiones - Petit Four atiende bodas, fiestas y cócteles - o simplemente cuando sienten un antojo de algo dulce y delicioso. (Pruebe sus rebanadas de naranja bañadas en chocolate negro; entenderá lo que queremos decir).

 

En esta temporada festiva, desde principios de diciembre, se enfocan en especialidades con un espíritu europeo, como menciona Paco: “Comenzamos a hornear pasteles y postres típicos para Navidad a partir de recetas tradicionales como galletas de jengibre, pastel alemán Stollen, Lindzer y muchas otras delicias.”

 

¡Entre a Petit Four la próxima vez que camine por Mesones y brinde con un cálido croissant de almendra por veinte años más de placeres horneados!